El Premio Amanda Rimoch a la educación ambiental es un estímulo para que los jóvenes desarrollen ideas, tecnología e investigaciones para el cuidado y preservación del medio ambiente y sean ellos mismos quienes busquen que se repliquen en la comunidad estudiantil y en su núcleo social familiar.